¿Has pensado en raparte? ¡Descubre si es para ti!

El cabello en las mujeres parece estar dotado de significados muy específicos en nuestra sociedad occidental. Por un lado el cabello largo representa salud, feminidad y, sobre todo, belleza. Por otra parte la ausencia de cabello en una mujer, sea voluntaria o involuntaria, suele ser asociada con enfermedad, opresión, esclavitud o protesta social. Solo hace falta ver las razones que llevaron a estas artistas a raparse. Son muy pocas las mujeres que optan por raparse el cabello para asumir un look de pelona como vía estética o marcador de identidad.

Yo lo hice por tres años. Siempre me dio flojera la idea de invertir tiempo y esfuerzo en hacerme peinados para salir por las mañanas y luego obsesionarme si no eran perfectos o algo me despeinaba. Cuando trataba de relajarme al respecto y dejaba mi cabello un poco más libre, luego algún familiar o amigo me lo mencionaba como un problema. Entonces, en un momento en el que no tenía que trabajar, decidí hacer el experimento y ver cómo me sentía estando rapada. ¡Y me encantó! Tanto que mantuve el look.

Aparte de haberme librado de la ansiedad por tener que peinarme, descubrí otras sensaciones y beneficios que vienen con estar rapada. Los comparto para aquellas personas que nunca han tenido la experiencia pero que les da curiosidad saber cómo es y cómo se siente:

  • El ahorro de mínimo 10 minutos al arreglarse. Despídete del tiempo que se invierte en peinarse o esperar que productos hagan su efecto en tu cabello mientras te peinas o bañas. Ahora el “problema” es pensar en qué invertirás ese nuevo tiempo libre.
  • Ahorro de dinero en shampoos, acondicionadores, cremas, espumas, geles, sprays, tratamientos y accesorios para peinar. Claro que te seguirás lavando el cabello con shampoo, pero con una cantidad mucho menor. Haz las cuentas. El ahorro puede resultar en cientos de pesos al mes.
  • La atención se fija en ti, en la belleza natural de tu cara y tu cuerpo, no en tu cabello. Al verte desprovista de cabello, todos los rasgos naturalmente bellos de tu cara y de tu cuerpo se magnifican. La falta de cabello brinda la oportunidad de prestar más atención y cuidado a otras partes de nosotras mismas. Si tienes un cuello largo, se percibirá más largo y majestuoso; si tienes unas bellas curvas, estas se verán acentuadas; si tienes un cutis envidiable, ahora te lo envidiarán aún más, etc. De repente todos los otros rasgos de nuestra feminidad saltan a la luz. No te preocupes nunca por ser confundida con un hombre por no tener cabello. Eso es ridículo. Estar pelona te hace ver más mujer, aunque no me lo creas. Hace a tu feminidad algo innegable de tu persona.
  • Se aprende a sentir con la cabeza. Las pelonas no solo piensan con la cabeza. También sienten con ella. Para mí, esta es la parte más fascinante. Estando sin cabello, tu cabeza siente sin intervención alguna todo lo que está sucediendo a tu alrededor. La suavidad de la almohada, la fluidez del agua en la ducha, la temperatura del foco que alumbra tu cuarto, la frescura de un refrigerador al ser abierto, las ocurrencias del viento, las corrientes de sistemas de ventilación, la intensidad de los rayos del sol, la humedad del día… todas estas serán sensaciones que experimentará tu cabeza antes que el resto de tu cuerpo.
  • Nadie se atreve a meterse contigo en la calle. Si una pelona camina con paso seguro, quienes la miran la perciben como una mujer fuerte y valiente por vivir con esa apariencia y esto lleva a que unos le tengan miedo, otros admiración y otros cuantos respeto. Los piropos que yo recibía en la calle estando rapada eran más formales y menos vulgares y espontáneos. De hecho, se ha comprobado que entre menor longitud tenga tu cabello, menos son tus probabilidades de ser abusada sexualmente. El cabello, entonces, de cierta manera, también representa vulnerabilidad.
  • La posibilidad de vivir en un ambiente más limpio. Cuando tenía el cabello largo odiaba ver los pelos que se me caían regados por todo el piso de la casa, pegados a mi ropa o atorados en la coladera. En los tres años que estuve rapada mi casa siempre estuvo más limpia.
  • Una vez dejándolo, el cabello crece mucho más rápido, fuerte y sano. Algunas mujeres temen que, si se cortan el cabello, este no les crecerá igual. Esto es muy cierto cuando te rapas regularmente. El cabello no crece igual, crece mejor.

Son muchas las ventajas de adoptar la cabeza rapada como un look. Aquí enumeré 7. Pero también tiene unas desventajas muy importantes a considerar:

  • Comprometerse a estar pelona implica algo de mantenimiento. No tener cabello te libra de la responsabilidad de peinarte, pero te deja la de mantenerte sin pelo. El cabello crece muy rápido.Conservarse pelona requiere pasarse la maquinita por la cabeza una vez a la semana aproximadamente. Lo mejor es tener una buena en casa.
  • La recepción de atención y comentarios no solicitados. Nuestra cultura no nos tiene muy acostumbrados como sociedad a pensar en las mujeres como personas sin cabello, ¡mucho menos a verlas sin cabello! Algunos individuos sienten la libertad de preguntarte tus razones por estar así; otras no sienten vergüenza de decirte que les gusta o no les gusta cómo te ves, como si a ti te importara mucho lo que opinan. Son pocos los imprudentes que van más allá para decir que una mujer debe tener su cabello largo y que tú lo has vejado. Pero personas imprudentes siempre habrá por cualquier cosa, ¿no crees?

Si alguna vez has pensado en raparte, espero que esta nota te haya ayudado a saber si lucir pelona es buena o mala opción para ti.

Yo.

About the author

Lilí Lanz

Lingüista, profesora, madre, consumidora adicta de libros